Lo Último

miércoles, 20 de junio de 2018

el pulso...


de frente a la ventana no importa en qué dirección
la gire, el paisaje con su encantadora rebeldía en esa
endemoniada sencillez dilatada no me quita la vista
siguiéndome con su escalonada fuerza

no dejo de mirarla y el resultado es el mismo en el
momento en que subo o bajo en cada uno de sus detalles
sus labios inventan sombras exhalando silencios dibujando
sensual 2 sierras que no cortan solo liman mi imaginación
en fantasías hasta llegar al otro lado de mi locura
tijera en V filosa piel que se pierde en punta flecha orientación
a lo escondido, secretos distintos tejidos para vencer mi voluntad
y descontrolar cualquier acto

… … … …

a cuatro esquinas acaricio las paralelas que desde tan lejos
mis demonios calman, desaparecen mis perversiones sin
abandonar mi oscuridad ni mis cuervos vuelos cuando la
Diosa se humaniza en imagen cercana

sin miedo a perder el pulso puedo sentir su calor y sin
temor a desentonar con la caligrafía de su piel mis manos
la recorren tan real como el sol o la luna, tan irreal como
intentar llegar al arte más profundo y perfecto



de poder escribir bajo su nombre

martes, 19 de junio de 2018

sin pensarlo...


espíritu paisaje con el que invades el ambiente
al moverte en aromas efluvios transparentes
que dejan de ocultar esa piel virgen a mis garras
y mis cuervos  mueren en vuelo por Tu cuerpo

endemoniado y silencioso, espero la sinfonía

suaves latidos dejas descubrir y detrás del corazón 
las joyas sonríen, dibujando parábolas en tu desnuda espalda

pero en tus piernas, en cada uno de tus pasos Diosa Divina
esta la claridad del paraíso

donde mis infiernos se apagan, mis abismos enciendes



y el fondo es otro Universo, atajo camino hacia Tu alma

ante sus ojos...


la oscuridad se achica sin luz y el horizonte
desaparece junto al paisaje en el momento
en que la Diosa, arrasando con su distancia,
explota viuda, virgen…
se desnuda en mi mente suave y provocativa
hasta que su silencio me ensordece 

en la nada el vuelo se detiene en todo, sin
lenguaje ni fuego, la sombra suspendida en
formas, observa mi sueño

y la música nace cuando me siento historia



o cuando no existen letras para completar mi vacío