Lo Último

jueves, 30 de noviembre de 2017

cuervo demonio...


mi oscura humanidad moviéndose
como cuervo sombra reflejado
más allá de las alturas el dibujo lento
que se agranda hasta desaparecer
bajo el nimbo blanco, con la claridad
suficiente para descubrir la influencia

a ras de su superficie me dejo llevar,
la percepción al detalle que duerme
agita la pluma mental que entre
silenciosos susurros besa la tibieza
existencia

la naturaleza en medio giro se muestra,
con mesura invado de sensaciones
caminando en ese sueño estimulando
el desborde de cualquier nivel de agua
hasta romper su dique

el mundo se abre y me pierdo en
su abismo, mi rostro se deja acariciar
por la fricción de su necesidad y en
cada latido espasmo calma mi sed
hasta que su aroma de Diosa oxigena
mis demonios que se regocijan arañando
su piel, pellizcando sutilmente sus pezones
sin dejar de respirar y beber entre sus piernas

el paisaje despierta a siete cielos



a merced de mis dos infiernos

1 comentario:

  1. Hermano, mi hermano... no me queda más que aplaudir ese final... seguido de una gran ovación por todo el poema.

    Mil besitos y feliz noche.

    ResponderEliminar

Deja aquí tu comentario